Vergüenza: darme cuenta de esto me llevó años.

Antes de tener dinero pensaba que ganarlo era difícil, por la competencia.

Me llevó años darme cuenta del error.

Ganar dinero no es difícil por la competencia, sino por la incompetencia.

Listen.

Si ganar dinero es difícil no es culpa de quienes saben ganarlo, de quienes lo ganan a espuertas.

Todo lo contrario. Esa gente escupe lecciones de ventas con sus meros andares.

Te vuelves más inteligente solo mirando cómo se tiran un pedo.

Obviamente muchos espectadores son impermeables al aprendizaje. Las gafas de la envidia transforman al exitoso en un estúpido con suerte.

O en un ser supernatural e inalcanzable y, por tanto, merecedor de ser expoliado.

Y luego están los del «¿quién coño se has creído este tío ganando dinero sin pedir permiso?»

¿Ves lo que te digo? Esa gente es el problema. Los que no son capaces de ganarlo, los que corren en dirección contraria.

Porque por el camino dicen cosas. Tantas que algunas calan.

  • «Empieza barato»
  • «Crea amistad»
  • «Diferénciate»
  • «Es cuestión de labia»
  • «Se trata de generar necesidad»

Ruido de fondo. Eso es lo único que esa gente sabe producir.

Podría pegarme todo el día dando respuestas erróneas. Haré lo contrario. Tú te apuntas al newsletter aquí: