Técnica para evitar que aparezcan objeciones.

A derrumbar esa pared.

Hay gente a la que le gustan estos posts, pero no del todo.

El enlace del final les molesta.

Si escribo por su compañía, entonces bien. Si escribo por dinero, entonces mal.

Preferirían aprender ventas de alguien que no vende.

O que lo hace con vergüenza. Con miedo a ofender.

Y a molestar, a resultar pesado, al rechazo pero también al éxito, al dinero, a insatisfacer, a hacer el ridículo y a oler mal.

A existir.

Alguien que usa anglicismos, palabras como «comercial» y «consultor» y otras que empiezan por «neuro–».

Disimular como técnica de venta.

Ideal para que el interlocutor también empiece a usar eufemismos. Cosas como…

Mira, no sé durante cuántos más años deseas seguir escuchando esa basura, pero la vida no tiene porque ser así.

En el newsletter envío artículos y posts con consejos de venta, pero solo te funcionarán si cuando vas a vender algo…

Y oye, que probablemente yo sea un soberbio gilipollas, pero lo que cuento son técnicas que he aprendido observando a los mejores vendedores con los que me he cruzado en mi vida.

Técnicas con las que he visto cómo, esos vendedores top, reducían a un par de semanas procesos de venta que a sus compañeros les llevaban meses.

Así que no tengo ningún problema en decirte…

Apúntate que estás perdiendo pasta.