Suscriptora me da terrible consejo de ventas

La gente más grande con las ideas más grandes puede ser aniquilada por la gente más pequeña con las mentes más pequeñas.

Eso lo dijo Hedy Lemarr, de quien ya te hablé el otro día. Me gusta esa mujer.

Aunque, Patricia, una suscriptora, lo expresó aún mejor:

Mis miedos y los miedos de los demás hacen que dude.

El otro día una señora me escribió un email tan largo que ni pude leer entero pero del que extraí que ni de coña iba a hablar de mí a otra persona ahora que me acababa de conocer.

Y que le diera algo gratis. Te prometo que también decía eso.

Ese mismo día, Gloria, de gloriaalcala. com, me escribió esto:

Me encanta cómo estás haciendo esto. No se si esta estrategia que estás usando tiene algún nombre, pero no la había visto hasta ahora. Y me está flipando!! sobre todo porque lo que consigues es la acción inmediata de la persona desde el minuto 1. Y vas haciendo filtro hasta quedarte con los accionadores natos, que son los que imagino que te interesan.

Gloria no pidió nada gratis. Simplemente se levantó y lo agarró.

Y es que mientras unos juzgan, otros observan y recogen.

O juzgas o recoges. Las dos cosas a la vez es imposible.

Pero no les guardo rencor. A las mentes pequeñas digo. Al revés, les estoy muy agradecido y tú debes estárselo también.

Que quienes son así se pongan de pie y levanten el dedo para identificarse es de agradecer. Permite ir más rápido en la vida.

Imagina que un día se dieran cuenta de que las cosas se hacen por la gente a la que les gustan y no por el resto. Y entonces se centraran en lo que funciona en lugar de lo que a ellos les gusta.

Imagina, imagina.

Con todos los que son…

Estaríamos perdidos.

Pero puedes estar tranquilo. Hay gente, mucha gente, la mayoría de gente de hecho, que no harán nada de eso.

Ni de eso ni de lo que cuento en el newsletter, te apuntas aquí: