Soy precario

Y tú querrás serlo también

Nuestra generación mira a la anterior extrañada de que trabajaran toda la vida en una misma empresa.

No solo no lo ven como una ventaja sino que no les gusta. Ven reducida su libertad y posibilidades de crecimiento.

La siguiente nos mirará a nosotros diciendo «¿De verdad trabajábais por cuenta ajena?», «¿Y con un contrato laboral?», y tendrán exactamente los mismos motivos.

Sé que me van a llover los insultos por esto, pero de pocas cosas estoy más seguro de que el mercado laboral acabará compuesto, mayoritariamente, por profesionales liberales que se prestarán los servicios unos a otros.

Eso a lo que ahora políticos y sindicatos llaman «precariedad» sonará arcaico y veremos lo contrario como esclavizante.

Protecciones laborales como la indemnización por despido nos parecerán limitantes para nuestro desarrollo profesional.

Aunque a muchos les resulte difícil de entender, las ventajas de un modelo así superan con creces a sus desventajas.

Ya está, ya puedes dejar tu insulto apuntándote al newsletter aquí abajo: