Una carpeta que los buenos vendedores borran de sus PCs

.

Hay quien considera que tener un BMW o un Mercedes es la meta en la vida, pero pensar así es bastante de pobre.

Quien tiene pasta se compra un Ferrari, joder.

Un Ferrari no solo es un coche; es un título, una declaración de intenciones. Es una inversión muy rentable que permite crear las relaciones adecuadas.

Luego está el rico, que mira al del Ferrari por encima del hombro desde su Rolls-Royce.

Un Rolls-Royce también es declaración de intenciones. Una que dice cosas más interesantes que las del Ferrari.

Pero eso no es nada en comparación con el rico de verdad.

El rico de verdad no tiene coche.

No lo necesita. No solo por su estilo de vida, que probablemente. Una persona así no necesita decirle nada al mundo. Una persona así proyecta semejante liderazgo que los únicos que dudarían de su éxito son aquellos que le conviene evitar.

No tener coche para alguien así es una declaración de intenciones. Una inversión muy rentable que le permite no perder tiempo con relaciones inadecuadas.

Con el currículum pasa lo mismo.

El ingeniero se ríe del licenciado. El MBA del ingeniero. El doctor del MBA.

Ahora para un segundo y haz un ejercicio.

Imagina a Pérez-Reverte delante del ordenador.

Imagínatelo abriendo el Word, buscando plantillas resultonas en internet, colocando su mejor foto, diciendo que controla de Office a nivel usuario y exportando a PDF.

Piénsalo.

Oprah Winfrey, Pablo Motos, Coco Chanel, Cristiano Ronaldo, Jesús Gil. Haz el ejercicio con cualquiera de ellos.

Da asquete y todo. Vergüenza ajena.

Un coche caro o un currículum es un acto de validación. Como lo es contar la historia de tu empresa, cuántos empleados tienes o enseñar ejemplos de proyectos.

Cuando muestras tus plumas estás diciendo dos cosas:

1. Mira qué plumas más bonitas tengo

2. Necesito que veas las plumas tan bonitas que tengo

Este segundo punto es un grave problema que está limitando tus ventas y tu éxito en la vida.

De vez en cuando alguien me pide que le diga quién soy, qué he conseguido. Otros lo hacen insultando. No eres nadie, seguro que eres un vendehumos.

Vamos a ver, seamos realistas. Si te piden algo así puedes dárselo. Y te digo la verdad, si yo tuviera algún tipo de complejo con el tamaño de mis órganos reproductivos probablemente también lo haría.

Pero lo que esta gente busca no es un golpe de autoridad, no es eso. No quieren que les demuestres algo o que les convenzas de nada.

Alguien así jamás te va a comprar.

Quien pide algo así solo está ejecutando una maniobra de dominancia. Se siente inseguro y quiere que te valides ante ellos, busca tu sumisión.

Es lógico. Si de verdad les preocupara tu autoridad ya te habrían investigado.

Por eso, en mi caso les digo que soy idiota y que conduzco el primer coche que me compré por 2000 €.

Si no entiendes por qué eso es una jugada maestra, deja de leer y ve a hacer otra cosa.

Y si lo entiendes, ahora ve y apúntate al newsletter, día que no estás apuntado, consejo de ventas que te pierdes.