Pocos entenderán este post, al resto les dará mucho dinero.

«No pretendo decirte,» me explicó, «que el hombre educado y formado es el único que puede aportar valor al mundo. No es eso. Pero sí digo que los hombres educados y formados, si son brillantes y creativos –lo que, desafortunadamente, rara vez ocurre– suelen dejar un registro infinitamente más valioso tras de sí que los hombres que únicamente son brillantes y creativos. Suelen expresarse con mayor claridad y normalmente tienen una pasión por perseguir sus pensamientos hasta las últimas consecuencias. Y lo que es más importante, nueve de cada diez veces poseen más humildad que el pensador inculto. ¿Me estás prestando atención?»

—J. D. Salinger, El guardián entre el centeno.

Muchos odian este libro.

Lógicamente, a mí me parece el mejor libro jamás escrito.

La lentitud no está permitida.

La inacción está condenada.

El fallo es obligatorio.

Hazlo demasiado y morirás.

Atacar sin conocer es el fin.

En el equilibrio está la virtud.

Conocimiento y ejecución.

Reflexión y acción.

No es opcional.

Y aún así, nueve de cada diez no llegarán. Intentarán acertar demasiado. O fallarán demasiado.

Acertar en movimiento requiere formación.

Pero no demasiada.

Y tener respuesta.

Pero no las propias.

Y saber lo que hacen los demás.

Pero no pasar el día investigando.

¿Me estás prestando atención?

Este lunes, en la mentoría, no tropezar donde han tropezado otros.

Fallar por adelantado.

Acertar en el futuro.

16 preguntas de alto nivel, contestadas.

Las publico el lunes.

Solo para quien se apunte antes del domingo.

No voy a decir que las pierdes para siempre, porque no es verdad.

Las volverás a encontrar, eso seguro.

En concreto las encontrarás dentro de un año. Quizás dos. Con suerte las contestarás dentro de tres.

O el lunes.

Te apuntas al newsletter y ya verás qué haces después: