ME TIENES HASTA LOS HUEVOS

Que si cómo hago tal, que si cómo hago cual.

Mimimimi.

Hazlo, joder, hazlo.

Y te digo más.

Intenta hacerlo perfecto.

No lo lances, no lo publiques, no le des al botón de enviar hasta que esté perfecto.

Si te lleva 3 días escribir un email, pues que te lleve.

Léelo todo, estúdialo todo, repásalo todo. Y después de enviarlo deja otros tres días más para recuperarte.

Y otros tres días de enfriamiento.

Ahora vuelve a repasarlo. ¿Sabes lo que va a pasar?

Dos cosas. Tres en realidad.

La primera, que querrás cambiarlo. Que te preguntarás cómo fuiste capaz de enviar semejante mierda.

La segunda es que yo lo habré hecho mejor.

¿O te crees que el ir el doble de rápido aumenta la tasa de error en la misma proporción?

Doble de rápido, doble de error. Triple de rápido, triple de error.

No seas ingenuo.

Voy más rápido, hago más cosas.

Hago más cosas, tropiezo más veces.

Tropiezo más veces, descubro antes dónde están los baches y me adelanto a ellos. Evito los baches más escondidos antes de que hayas levantado por primera vez el culo del asiento.

Entonces.

La tercera cosa es que lo haré más veces.

Más calidad y más veces.

Te habré apalizado. A ti y los que siguen repasando, pensando, sopensando, valorando, evaluando, mirando, observando.

Te habré quitado parte de tu negocio y de paso te habré mandado algo de mierda. Clientes malos que no quería, me sobran.

Esos para ti.

O puedes copiarme para ir rápido.

La paliza entonces será épica.

Copiar el qué sin ver el por qué.

O puedes dejar de pensar…

Qué hijo de puta.

Qué pesado.

¿Le ira bien?

Tiene razón el cabrón

Y…

Por ahora no.

Y también…

Quizás. Luego.

Y…

¿Será caro?

¿Estará bien?

¿Merecerá la pena?

Y otras preguntas cuyas respuestas ya conoces y apuntarte ahí abajo:

Melina dijo: «Extrañaba que me dieran estas respuestas.»

Susana dijo: «Me ha encantado.»

Naira dijo: «Es la mejor decisión de inversión que he podido hacer, canela en rama.»

Y Silvia: «Estoy dentro de tu mentoría y me ha flipado el curso de este lunes.»

Y así estamos, pero tengo que cortar, que me estoy enrollando.