Me llaman vendehumos y alumno me defiende

Pues eso, lo del asunto.

Supongo que si alguien te pide que le enseñes ventas debes decir que no.

No, no, no pueldo, no es ético.

Dar a alguien lo que me pide en unas condiciones que ambos aceptamos libremente no es honesto.

Honestas son otras cosas.

Yo que sé, ser funcionario. O político.

Supongo que para esta gente lo honesto es que quien sabe vender lo esconda.

Aprovecharse de lo que otro ha vivido es trampa.

Me voy, que tengo que inventar la pencilina, la electricidad y el motor de combustión antes de la hora de comer.

Nah. El tema es que quien sabe vender no vendería cursos de ventas.

Lo honesto es que las ventas las enseñen quienes no saben vender.

Joder.

Lo mismo tenía que haber empezado hace 6 o 7 años.

Entonces nadie me llamaba vendehumos. Todos me decían que…

…les gustaba hablar conmigo.

…estaban interesados.

…nadie les trataba como yo.

Eso hubiera sido lo honesto. Enseñar ventas entonces.

Cuando no vendía una mierda.

Cuando los leads se iban con competidores más caros o peores. O más caros y peores.

Para tu desgracia lo hago ahora que vendo a espuertas.

Putada.

Y conté exactamente eso.

Expondré el caso de un miembro de la mentoría. Un caso con tres ingredientes:

  • Un cliente interesado
  • Un proceso de venta aparentemente perfecto
  • Y una venta perdida por una excusa absurda

Y seré duro.

Esputaré y no tendré ningún tacto ni sensibilidad.

Mencionaré cosas que ningún vendedor quiere oír y pondré en evidencia la cobardía de muchos. Quizás también la tuya.

Esto en la Mentoría.

Si a ti no te pasa que tus clientes potenciales te halagan, les das lo que piden, y en el último momento desaparecen o te rechazan, no lo necesitas.

Repito, si no te pasa eso, no lo necesitas. Esta lección es solo para gente a la que le pasa eso. Que llevando procesos de ventas aparentemente correctos, no cierran el trato.

Solo para esas personas y para nadie más.

Te cuento más en el newsletter y te apuntas aquí: