Me he comprado un gran capricho y a algunos no les va a gustar

A que no adivinas qué es....

Me he regalado un capricho muy caro. O mejor dicho, creo que es caro, ni siquiera sabré su precio exacto hasta dentro de algún tiempo.

Se trata de algo que llevaba tiempo queriendo pero no me atrevía a permitirme.

Me preguntaba si algo así era para mí, si soy el tipo de persona que hace esas cosas. O si hacerlo era demasiado soberbio.

Te cuento de qué estoy hablando:

He dejado de aceptar compromisos.

Ni charlas, ni entrevistas, ni videollamadas. Nada de nada.

Mi objetivo es tener el calendario libre. Levantarme por la mañana y tener el día a mi disposición.

Y el siguiente. Y el otro. Y el de después.

No hablo de dejar de usar la agenda, hablo de dejar de usar el reloj.

Matizo.

Aceptaré unos pocos compromisos cada año. Uno o dos al mes, algunos meses. Cosas que me apetezcan y cuando me apetezcan.

Si esto sale bien ya tengo pensado mi siguiente capricho: el smartphone.

Es decir, dejarlo.

Lanzarlo al aire y golpearlo con un bate de béisbol antes de que toque el suelo.

En los próximos meses quizás todavía me sigas viendo aparecer aquí y allá.

Para que nadie se moleste: se trata de cosas hechas o compromisos adquiridos haces hace meses. Con esos voy a cumplir, claro está.

Como la entrevista que me hizo Gache Boccazzi. Una de las últimas que verás en un tiempo.

Quizás por eso conté alguna cosa que no había contado antes:

Lo demás, te lo cuento en el newsletter, al que te puedes apuntar aquí abajo: