Los psicólogos me odian (testimonio dentro)

  •  
  • «¿Crees que el cliente me está diciendo que no?»
  • «Mi cliente nunca aceptaría eso»
  • «Mi sector es muy sensible al precio»
  • «Dice que ha elegido otra opción más barata»
  • «Que no necesita tanto por ahora»

Espero que no seas uno de los que me escribe esas cosas.

Me dan mucha pereza los llorones.

Los saben hasta los psicólogos. M me ha escrito lo siguiente:

 

«Mi psicóloga es tu hater. Le conté XXX y le pasé entrevistas tuyas y lo primero que me dijo fue

“Soy un poco hater de Luis”.

¿Por qué? Porque te cagas en el pensamiento happy flower y en lo de la inteligencia emocional, tratarnos bien no-matter-what, autoaceptación incondicional y esas cosas.

Ella piensa que tiene que haber de todo y yo “sisi, Luis piensa lo mismo…”»

 

Efectivamente, no tengo nada en contra de los débiles. Con que no me toquen en mi equipo vamos bien.

¿En el equipo de enfrente? Cuanto más débiles, mejor.

Simplemente tengo claro dónde quiero jugar.

En el de alta recompensa.

El que entrena hasta que las sentadillas se convierte en la parte del ejercicio donde recupera.

Cuando eso ocurre nadie duda de si eres la persona a la que tirarle su sucio dinero a la cara para que todo vaya bien.

 

Esta semana hay movida de la que justifica meses de mentoría.

Presentaré y destriparé mensajes reales que marcas de máxima autoridad utilizaron para alcanzar ese estatus, y te diré cómo utilizarlos en tu discurso, en tu narrativa.

 

El email acerca de la psicóloga acababa así:

 

«Ahora va a verse tu entrevista sobre la seducción.»

 

Pronto tendremos a un miembro más entre nosotros.

De momento, lo que te interesa es esto: