Cuando esto suceda recuerda que lo leíste aquí primero.

La decadencia universitaria

Creo que la decadencia de la universidad será buena para todos.
Me explico.

Que la universidad está en decadencia ya nadie lo discute.

Solo algún recién licenciado en psicología o periodismo sigue culpando al sistema. Los de bellas artes al menos ya sabían a lo que venían.

Un profesor universitario me contaba que había organizado un máster privado porque si lo hacía público le obligaban a contratar a ciertos profesores y luego le impedían despedirlos en caso de que no fueran buenos.

No sé si eres consciente de la gravedad de estas declaraciones.

Pero lo privado no se salva.

Ya te conté que había decidido dejar de colaborar en universidades y escuelas de negocio porque van varias que me piden usar lenguaje inclusivo y otras precauciones comunicativas incompatibles con la venta.

La nueva reforma educativa, la de las matemáticas con perespectiva de género y la desaparición del suspenso, ni la comentaré.

Es cuestión de tiempo que la educación reglada se quede sin talento. Para un buen profesor hoy es muy fácil ganar más en cualquier otro sitio mientras trabaja con libertad.

Y esto, en contra de lo que puedas pensar, va a ser muy beneficioso.

Obviamente no será inmediato, y la primera vez que un médico que ha estudiado anatomía con perspectiva de género te levante la falda para hacerte un examen de próstata o te diagnostique menopausia pese a que tengas más barba que papa noel, no te hará ninguna gracia, pero después de eso todo cambiará.

La universidad será vista como una experiencia vital. Como dar la vuelta al mundo o hacer puenting. Así que quienes quienes vayan a ella, para cuando lo hagan ya sabrán más de marketing, ventas o tecnología gracias a todos los recursos gratis y de pago que existen internet, de lo que yo sabía cuando acabé la carrera.

Se madurará antes, se será productivo antes y para cuando alguien se incorpe al mundo laboral sabrá lo mismo que a mí me ha llevado 37 años aprender.

Por fin se podrá hablar, sin reirse, de la generación más preparada de la historia.

Apúntate al newsletter, si quieres que te cuente más: