Acabo de volver del hospital (tema serio)

Pero de salud estoy bastante bien

Existen muchos motivos malos para ir al hospital y uno bueno. Este ha sido el bueno.

El caso es que estaba en una de esas salas de espera sobreiluminadas en las que el zumbido del sistema de ventilación no te deja pensar.

Una máquina de vending cubría la mitad de una reproducción del cuadro de Los Girasoles. Estoy seguro de que se trataba del último documento que salió de esa copiadora antes de que le cambiaran la tinta.

Una pareja de médicos entró para comprar unos de esos sandwiches de 1,50 que llevan pan fresco, atún jugoso y mayonesa recién batida.

El hombre pagó por su manjar pero la mujer no pudo. Algo fallaba.

Algo pasa.

Oh… Ah… Ej…

Aaaah…

Creo que la tarjeta está caducada.

La tarjeta está caducada.

¿Está caducada?

Sí, eso creo, caducada.

Pues nada.

Pues nada.

Eso es.

Es eso.

Mañana traeré la nueva y ya está.

Mañana traes la nueva y ya está.

Ya está.

Ya está.

Dicen que no hay nada más triste que una tienda de animales pero a mi parecer esto se le acerca bastante.

Atiende.

Te voy a ofrecer algo para que nunca jamás…

Tus compañeros…
Tus amigos…
Tus familiares…

Ni nadie que se cruce contigo…

Se quede sin almorzar.

Algo que hará que compres los sandwiches de 1,50 de 3 en 3.

Porque sabes que mientras introduces el código del producto y sacas la tarjeta, una maquinaria de ventas perfectamente engrasada está trabajando por ti, y en los pocos segundos que dura la transacción, esa maquinaria ha generado más dinero del que acabas de gastar.

Es el poder de la lista, que vende mientras te tomas un café.

Y mientras haces la compra.

Y mientras llenas de impuestos y un poco de combustible el depósito de tu vehículo automóvil.

Eso es lo que ocurre cuando lo haces bien. Que la maquinaria sigue vendiendo. Erre, que erre. Sin descanso.

Pero espera. No dejes de atender todavía.

Porque cuando lo haces no bien, sino muy bien, también funciona mientras duermes en una cama king size en un hotel de cinco estrellas.

Te cuento más en el newsletter. Apúntate abajo: