En el mundo del marketing hay mucha tontería

  • Anestesia
  • Electroshock
  • Motor a reacción
  • Máquina de vapor
  • Maletas con ruedas

Todas esas cosas tienen algo en común.

No tienen ni puto sentido.

Verás:

  • Llevamos décadas utilizando la anestesia pero hasta hace un par de años nadie sabía explicar cómo funcionaba.
  • Quizás veas el electroshock como una tortura de una película de terror en blanco y negro, pero la realidad es que se usa y funciona para atenuar ciertos síntomas. No se sabe con precisión por qué funciona.
  • Lo del motor de reacción no te lo sé contar bien, pero se tardó bastante en entender todos los procesos físicos que explican su funcionamiento.
  • Lo de la máquina de vapor es acojonante. El hombre no había salido de África y ya sabía que calentar agua podía levantar una tapadera. Joder, en Roma existían juguetes que se movían con vapor. Bueno, pues hasta el siglo XIX a nadie se le ocurrió construir un motor. Después de eso vino la época de mayor desarrollo de la humanidad.
  • Esta es como para que nos extingamos. Maletas y ruedas se usaban desde hace milenios, pero hasta hace 20 años a nadie se le ocurrió combinarlas.

En mi colegio a los pioneros en llevar mochila con ruedas les pegaban.

«Toma hostia, ¿qué te has creído no consumiendo tus calorías para transportar kilos de papel?»

Mi favorito es el 0.

3600 años desde la aparición de las matemáticas para que alguien dijera: «Hey chavales, vendría bien representar la nada.»

Las ventas y el marketing no son ajeno al atontamiento humano.

Existe un método de venta que junta piezas que todos conocemos, pero las junta tan bien que los resultados que se consiguen lo cambian todo.

No hacen falta grandes artificios ni juguetitos.

Es juntar piezas que conocíamos desde hace tiempo, quitarles ruido y combinarlas de cierta forma.

Ahora, hazlo y ocurrirán dos cosas:

Podrás vender más de lo que antes vendían empresas enteras a una fracción del coste y riesgo.

No faltará quien te llame spammer, vendehumos u otras lindezas.

Apúntate aquí al newsletter: