Cuando crecer significa la muerte

Miles de empleados, miles de escritorios, papeles y más papeles.

A muchas empresas pequeñas les acompleja el ser pequeñas.

Cuando estas empresas crecen lo suficiente para dejar de considerarse pequeñas llega su fin.

A partir de los 20 o 30 empleados empiezan a implementar protocolos.

Crear un departamento de compras gusta mucho, aunque sea para comprar material de oficina.

Burocracia como un fin en sí mismo.

«Los grandes lo hacen», se dicen. «Haciéndolo estaremos diciéndole al mundo que no somos unos mindundis».

Parece que no se dan cuenta de que esto mata su mayor ventaja respecto a cometidores grandes, su agilidad.

La burocracia es un medio, imprescindible a veces (las menos), pero no el fin.

Si las empresas grandes tienen procesos largos y tortuosos no es por gusto.

En el newsletter envío artículos que no publico por aquí. Es sencillo, día que no estás apuntado, artículo que te pierdes para siempre. Apúntate abajo: