Lo dejo todo

Lo intenté todo.

Al miedo escénico le llaman perfeccionismo.


Hace un tiempo casi bato un récord.

El récord de número de respuestas recibidas.

Solo un mensaje de correo me había traído más respuestas. El asunto de ese email era: «Adiós. Dejo Clever.»

Esto te lo cuento por si necesitabas que alguien te dijera que lo que más le gusta a la gente es el morbo y la tragedia. La ajena, claro.

En ese email contaba que había vendido mi primera empresa, Clever. Alguno me recriminó que vender no es lo mismo que dejarlo, como diciendo: «Oye, esperaba que te fuera mal y no has cumplido con mis expectativas. Gilipollas.»

Otras veces escribo «combulsiona» en lugar de «convulsiona». La semana pasada, por ejemplo.

Cientos de respuestas. La mayoría, de gente que no me había escrito nunca.

Esto te lo cuento por si necesitabas que alguien te dijera que lo segundo que más le gusta a la gente es corregir a los vendedores.

Algunos me llamaron idiota, como si no lo supiera.

Otros me pedían que repasara más antes de pulsar el botón de enviar.

Supongo que el newsletter es demasiado caro como para tolerar este tipo de fallos.

La mayoría me pedían que les explicara la estrategia detrás del fallo.

Te la voy a contar. No es la que esperas, pero te la voy a contar igualmente.

La estrategia se llama hacer cosas y te recomiendo que la pruebes.

Incluso puedes cobrar por contársela a tus clientes.

Si tienes algún trauma infantil puedes llamarle «dothingers 2.0″ o «neurocosas», eso es lo de menos.

Hay tres formas de ejecutar esta estrategia:

La primera, hacer poco y hacerlo perfecto. Vender no venderás mucho, pero bueno, no se puede tener todo.

La segunda es hacer mucho y, también, perfecto. Si dejas de dormir quizás te alcance para vender algo.

La tercera es escribir cosas como combulsiona, berruga y parbulario de vez en cuando. Venderás por partida doble y dormirás que dará gloria verlo.


PD: si encuentras algún fallo en este artículo, dame un toque. Si no lo encuentras, que sepas que no está prohibido escribirme igualmente.

PD 2: a raíz de un vídeo de LinkedIn en el que comentaba la cantidad de pasta que estaba ganando gracias a la publicidad en Facebook, muchos me habéis pedido que os ponga en contacto con la persona que me lo gestiona. Os contesto a todos de una, se llama JR y podéis escribirle a jose@jrfernandez.es

PD 3: hablando del newsletter, veo que no estás suscrito y no entiendo por qué. Estás perdiendo pasta y no te das cuenta. Apúntate abajo, por Dios.