El año que aprendí a pensar

Hay un número que me persigue. Se trata de una cantidad de dinero.

No diré qué cantidad es porque hay gente que se pone muy nerviosita cuando hablo de dinero.

Acumular esa cantidad por primera vez me llevó 7 años.

La segunda vez me llevó 3 años. 

La siguiente, 1 año.

Misma cantidad.

La última vez me llevó 6 meses.

Mi objetivo para 2023 es llegar a conseguirla en un mes.

Digo «objetivo» por no sonar aún más soberbio de lo que para algunos estoy sonando ya.

En ese tiempo algo ha ido cambiando dentro de mí.

Un cambio paulatino que me permite funcionar más rápido cada día.

No es saber más. No es tener más. No es haber probado más.

Eso ayuda, no soy gilipollas, pero sin esa otra cosa de la que te hablo sería insuficiente.

Esa otra cosa es la mentalidad con la que me enfrento al mundo.

El software en mi cabeza.

Y que se comunica con clientes, proveedores, con colaboradores y con el idiota que me dice una idiotez.

Y de eso voy a hablar en la lección de lunes de la mentoría.

Mentalidad, actitud, visión.

De eso tan vendehumos hablaré el lunes.

Y quien la escuché se la guardará.

Y se la pondrá en bucle.

Te quiero decir, por si no ha quedado claro, que para pasar a vender grandísimos volumenes no necesitas años de experiencia.

Solo necesitas hacer lo que hay que hacer para vender grandísimos volumenes. Y eso es algo que se puede aprender en días y conseguir en menos de un año.

Te cuento más en el newsletter aquí: