Un pequeño detalle donde fallan el 90 % de empresas y vendedores

Representación gráfica de mi persona siendo ese cliente que no vuelve más

Soy el hombre que va a un restaurante, se sienta en la mesa y espera pacientemente mientras el camarero lo hace todo menos anotar mi pedido.

Soy el hombre que va a una tienda y espera callado mientras los vendedores terminan sus conversaciones privadas.

Soy el hombre que entra a una gasolinera y nunca toca la bocina esperando que el empleado deje de leer su periódico.

Soy el hombre que explica su desesperada urgencia por una pieza pero no reclama cuando la recibe 3 semanas después de la fecha de entrega.

Soy el hombre que cuando entra en un establecimiento comercial parece estar pidiendo un favor, suplicando una sonrisa o esperando ser atendido.

Probablemente pienses que soy una persona tranquila, paciente, del tipo que nunca crea problemas. Si es así, te equivocas. ¿Sabes quién soy?

Soy el cliente que nunca volverá.

Me divierto viendo millones gastados cada año en campañas de todo tipo y en todos los lugares para llevarme de nuevo a su empresa, siendo que cuando fui ahí por primera vez todo lo que deberion hacer era un pequeño detalle. Algo simple y muy barato: tratarme con un poco de interés.

—Sam Walton, fundador de la cadena de supermercados Walmart y uno de los hombres más ricos del mundo hasta su muerte en 1992.

Lo he dicho una vez y lo diré de nuevo:

La gente sobrevalora lo que se necesita para tener éxito en la venta.

Cumple estos 5 requisitos…

…y venderás más que el 90 % de vendedores, empresas, competidores y compañeros.

Y si además de eso estás muy loco y…

No habrá quién te supere.

No exagero. Haz eso y es cuestión de tiempo que vendas más de lo que te da tiempo a gestionar.

Tengo un newsletter que te ayudará con esos 3 útlimos puntos. Apúntate aquí abajo: