LM
Como todos los sitios web, usamos cookies. Si continúas navegando aceptas la política de privacidad.
Experto en ventas, Curso ventas, Luis Monge Malo

Ingeniero que ama las ventas. Director comercial de entradium. Imparto formación de ventas en empresas que molan. Escríbeme si deseas saber más.

Cómo vendí 50.000 € en una llamada

Deja el maldito correo electrónico y levanta el teléfono.

Leonardo Di Caprio, en el lobo de Wall Street, vendiendo por teléfono. 8

Cuantos más crean que el telemarketing está acabado, mejor funcionará para el resto.

—«Llamo para preguntar qué te parece la propuesta que te envié la semana pasada»
—«¿Propuesta? No me ha llegado nada»
—«¿Seguro? Te la envié al día siguiente de la reunión»
—«Déjame mirar… nop, nada. ¿Puedes volvérmela a enviar?»
—«Reenviada, confírmame»
—«Espera… ¡recibida!»
—«Échale un ojo y ya me dirás»
—«No, espera, dame un segundo. Mmmm… ajá. Bien. Sí. Vale. Bien. Mmmm… A ver. Sí. Bien. Vale. Ok. Me parece bien, podemos empezar».

¡Bum! 50 000 €, just like that.

Esta es una llamada que he mantenido minutos antes de ponerme a escribir esto.

Una llamada breve.

Una llamada agradable.

Una llamada exitosa.

Una llamada que, no obstante, mi espectador ha intentado evitar con todos los argumentos del manual.

«No ha pasado suficiente tiempo», «Estará comiendo», «Mejor mándale otro email», «Espera una semana más», «No insistas, si no te ha contestado es que no tiene interés», «Le caiste mal», «No entendió lo que le ofreciste, con gente así no no merece la pena ni esforzarse», «Haz primero esa otra cosa urgente».

Vamos, lo que me pasa cada vez que me dispongo a llamar. Sin importar que lleve haciéndolo una década. Y aunque cuanto más viejo me hago, con más facilidad gano al espectador, el cabrón no se da por rendido. Apuesto que te pasa parecido. El día que seamos la mitad de perseverantes que nuestros espectadores conseguiremos lo que nos propongamos.

Y que tu espectador no te engañe, esto no se limita a la venta. Por su inmediatez, por su cercanía y porque te permite palpar la reacción del interlocutor, el teléfono sigue siendo imbatible para resolver dudas, aclarar malentendidos, zanjar dicusiones, dar malas noticias, solucionar problemas y convertir en satisfechos a clientes (medio-)insatisfechos. El problema es que en lo que el teléfono no es imbatible es en hacerte sentir cómodo.

Apúntate a la newsletter

Y descubre, una vez por semana,
cosas que no cuento aquí.

8 comentarios, deja el tuyo

  • Javier Gomez de la Mata dice: a las

    Que sepas que me estás empezando a caer mal.
    Primero me recuerdas que tengo una incómoda llamada pendiente.
    Luego me quitas la excusa de «Son las 13:57 y seguro que está apunto de irse a comer».
    Y para rematarlo, llevas razón y el cliente necesitaba esa llamada para terminar de aclararse.
    Gracias por ayudarme a empezar el fin de semana con un tema cerrado 🙂

    • mongemalo dice: a las

      ¡Olé, Javier, qué buenas noticias! Maldito teléfono, qué pereza da y qué bien funciona.

  • Ignacio dice: a las

    Dale a Craig Ballantyne, Cardone y Jason Capital.

    Venden de pm.

    Luis, ¿Te gustaría montar una agencia de copywriting? Podría ayudarte con ello. O un centro de conocimiento y formación al respecto.

    • mongemalo dice: a las

      Pues no sé, pero me parece a mí que lo único que venden esos es así mismos. Le he echado un ojo y me parece más autoayuda que ventas, ¿no es así?

      Respecto a lo del copywriting, no tengo tiempo para gestionar más negocios de los que ya tengo. Es más, quiero hacer otras varias cosas que se quedan en el tintero por falta de tiempo.

      • mongemalo dice: a las

        He tenido tiempo de analizar con más detalle a los autores que mencionaste, sobre todo a Cardone, y reconozco que, más allá de la fachada de ostentación que exhiben (y que me echa algo para atrás), tienen aportaciones de valor. Recomendables de estudiar, eso sí, con algo de espíritu crítico, para separar el trigo de la paja.

  • Miguel dice: a las

    Estoy de acuerdo en que el teléfono es más directo y más cercano, pero lo de inmediato lo pongo en duda. Es igual de inmediato que un correo, dependerá del receptor y en este país, la gente no coge el teléfono, ¡porque no le da la gana!, vamos por el artículo 33: «No le sale de los …».

    En multitud de ocasiones he intentado hablar con clientes potenciales y ha sido imposible, he estado meses llamándo casi a diario y me han puesto mil escusas, o la misma mil veces, pero al final no he podido localizar a esa persona.

    ¿Qué haces ante eso?

  • Ignacio dice: a las

    No tanto. Ten en cuenta que tú también te vendes a ti mismo. Todos lo hacemos.

    Más que autoayuda, muchos de sus contenidos son sobre desarrollo de negocio y marketing.

Deja un comentario

Presiona enter para buscar o ESC para cerrar