¿Te has olvidado?

No planifiques

Si es así no me importa. Cada día estoy más convencido de que planificar no sirve para nada, incluso estoy bastante convencido de que es perjudicial. Hace años entrevisté a un «experto» en productividad. Me contó cómo preparar una reunión concisa y productiva. La preparación llevaba más tiempo que la reunión más improductiva que he tenido jamás.

Pasamos la vida preocupándonos por problemas que nunca llegan a ocurrir y los que acaban llegando no los vemos venir (¿se te ocurre algún ejemplo?). Es más probable que mañana vivas un imprevisto a que prepararte para lo que pueda ocurrir sirva de algo. En definitiva, es más rentable dejar de planificar e invertir ese tiempo en aprender a nadar con soltura en la incertidumbre.

Mi amigo Óscar es un experto en imprevistos, en navegar sin brújula. Óscar creía que estaba cumpliendo el sueño de su vida cuando entró a trabajar en banco de inversión, y aun así lo dejó todo para jugársela con algo que entonces casi nadie conocía: internet. Y menudo acierto, aunque eso no es lo que hubieras pensado de haber estado allí.

Las primeras ideas de negocio pronto pasaron de parecerle brillantes a absurdas, así que no le quedó otra más que ponerse a probar de todo hasta encontrar algo que funcionaba. El plan más caótico imaginable se convirtió en la razón de su éxito, y no hablamos de poco éxito. Acabó vendiendo su negocio pocos años después por más de un millón de euros.

Hace un año, volví a charlar con él en Ventas y Birras. Así que por si lo habías olvidado, te lo recuerdo:

Clic aquí para escuchar Ventas y Birras, con Óscar Feitó.

También te recuerdo que en el newsletter, envío un artículo que no verás por aquí. Así que día que estás fuera, artículo molón que te pierdes. Pero no te preocupes, te puedes apuntar aquí abajo: