Deja de mentirte

Siendo pequeño leí de un tipo que tenía la mayor colección de música del mundo.

El fulano era un multimillonario excéntrico de Estados Unidos.

El hijo de puta me dio mucha envidia y me dije que cuando fuera mayor ganaría mucha pasta y me haría con una colección similar.

15 años después el metro va lleno de gente que por 10 € al mes tiene una mejor colección que esa.

El Silver Spur II es el nombre de un Rolls Royce que se vendía en 1989.

Muy guapo, pero el Dacia Logan tiene GPS y puedes reproducir toda la música de la historia.

Warren Buffet será muy rico, pero pasa un tercio del día haciendo exactamente lo mismo que tú y que yo.

En posición horizontal en el mismo colchón que puedes comprar en la tienda de la esquina.

El confort está estandarizado.

La riqueza se ha commoditizado.

El lujo es parafernalia.

Entonces, ¿para qué todo esto?

Ambos sabemos que te conformas con tener salud y las necesidades básicas cubiertas.

No eres caprichoso y gastar dinero no te gusta especialmente.

No aspiras a un avión privado y tener un yate te parece una horterada.

Sé que hace algún tiempo estuviste con tus amigos y les dijiste eso. Y a tu familia también.

Jajajaja

¿Te imaginas que se lo hayan creído?

Anda, que si supieran que andas leyendo este blog…

Pero no te preocupes, tu secreto está a salvo conmigo. Lo único importante es que no te lo creas tú.

Ojo, que te entiendo. Yo tampoco necesito el dinero. No es eso lo que me motiva.

Es la tranquilidad.

Es la libertad.

Es, por encima de todo, el control.

El control y el poder que me da saber que tengo las herramientas para no depender de nadie más que de mí.

A los demás puedes decirles lo que quieras, pero ambos sabemos que te estás preguntando cómo sería estar ahí dentro: