Cómo sé cuando alguien no va a triunfar

Cómo sé cuando alguien no va a triunfar

Recibo decenas peticiones de consejo a diario.

Muchas, de vender por email.

Error.

Vender por email nunca es el primer paso.

La gente que vende por email –digo la gente que vende, no los que hacen mil euros aquí y mil euros allá, digo la gente que se respeta y aspira a grandes metas– todos han vivido antes. No digo que han vendido, a estas alturas ambos damos eso por supuesto, sino que han vivido.

Seguimos.

Entonces, si me pides consejo sobre vender por email, antes de contestarte te preguntaré cuántos suscriptores tienes.

Las cosas no funcionan igual con 1000, que con 10 000, que con 100 000.

Tus ingresos son diferentes, tu antifragilidad es diferente, tu forma de actuar DEBE ser diferente.

Bien.

Siempre, absolutamente siempre, la respuesta que recibo incluye, además del número de suscriptores, la tasa de apertura.

A menudo también el número de bajas. A veces la tecnología.

Si te pregunto por el número de suscriptores y tu cuerpo te pide darme más el problema no está en lo vivido, ni el tamaño, ni en la técnica.

Podría sentarme a tu lado y contarte paso a paso qué hacer para ganar un millón de euros y nada de eso serviría si no tienes claro que quieres un millón de euros.

Y si te preocupan lo que los demás te abren, o cuando te abandonan, o cualquier otra cosa que no tiene nada que ver con ganar un millón de euros está claro que hay cosas que te preocupan más que ganar un millón de euros.

Quedar bien, gustar, ser aceptado. Las métricas de los débiles.

Y esa no es la forma de ganar un millón de euros.

Espero haberme expresado con claridad.

Por todo esto, la lección de esta semana será breve. No hace falta más.

Contaré cómo para darle a tus productos o servicios un punto premium.

Ejemplos de cómo convertir la normalidad en excelencia con una sola maldita frase.

No quiero que haya malentendidos:

Te estoy hablando de frases que por sí solas son capaces de aumentar tu margen de beneficio de la noche a la mañana.

Solo para quien se apunte esta semana, el resto se lo pierden para siempre.

Apúntate al newsletter y entra en la mentoría hoy mismo: