Cómo construir TU relato de marca personal

El otro día me contaron que el cuadro más atacado del mundo es La Mona Lisa.

No sabía que los cuadros eran atacados, mucho menos que alguien llevaba un ranking de los más atacados.

  • Un bote de pintura,
  • Té,
  • Pintura en spray,
  • Ácido,
  • Una piedra…

Son algunos de esos ataques.

Normalmente anda muy protegida y hasta donde sé sólo el del ácido la dañó.

Pero hay una cosa que siempre ha pasado…

…es que después de cada ha ataque ha aumentado su valor.

Hay a quien eso le acojona, el ataque.

Sin darse cuenta de que cada ataque es un galardón, una exposición de autoridad, una demostración de talento.

Algo que te hace más valioso.

Lo decía Aristóteles, es el poder de la marca.

Bueno, lo que Aristóteles decía era que la mejor forma de no ser criticado es no decir nada, no hacer nada, no ser nadie.

Que viene a ser lo mismo.

Hay quien dice que si tienes talento te querrán atacar, pero eso es manifiestamente falso.

Si muestras talento te querrán atacar.

Si te lo guardas en tu casa nadie se opondrá, es más, a los atacantes les parecerá maravilloso.

Si lo muestras, ojo, que lo tengas es otra cosa.

Mostrar y tener, importante matiz.

Si además de mostrarlo lo tienes, pues mejor. Pero si no lo muestras da igual que lo tengas.

¿Qué es mostrarlo?

Pues mostrarlo es agarrar el trono y subir al atril.

Y para eso solo necesitas un relato. Un relato de marca, pero no cualquier relato de marca.

 relato de marca.

Y todos tenemos un realto. Todos.

Unos, porque han vivido una historia excitante. Otros, porque saben contar su historia de manera excitante.

Y lo único que tienes que hacer para encontrarla, es abrazar tu pasado.

Si amas tu pasado tu presente sabrá escribir tu futuro.

Esa frase no es mía pero tampoco soy tengo suficiente memoria como para atribuírsela a alguien.

Te cuento más en el newsletter. Apúntate aquí: