Los que ganan 1000 veces más, no hacen 1000 veces más.

¿Dónde te pillo?

¿Es en la cama? ¿Con un café? ¿Es en el váter? ¿En el curro? ¿En el váter del curro?

Cientos de miles leerán este post, todos bastante similares.

Los hay que ganan 1000 € al año, 10.000, 100.000 y los hay que ganan un millón.

Como te decía, bastante similares.

De los de millón para arriba me vienen a la cabeza a cuatro. Habrá más y los habrá que ganen más, pero yo conozco a cuatro.

Eso es 100 o incluso 1000 veces de diferencia entre el unos y otros.

Un 10.000 %

Insisto, similares.

¿O crees que el producto de los unos es un 10.000 % mejor que el de los otros?

¿O que tienen un 10.000 % más estudios?

¿Que han acumulado un 10.000 % más años de experiencia?

¿Que trabajan un 10.000 % de horas más?

¿Que son un 10.000 % más inteligentes que el resto?

Puedes pensar lo que quieras, pero siguen leyendo este post mientras cagan.

Entiéndeme, hay detalles que hacen mejor.

¿Un 10.000 % mejor? Ni de coña.

Cuando el rebaño está apretao sobra un 10 % para diferenciarse.

Y no dejes que tu cerebro te arrastre al abismo. He comido con esas personas más veces de las que recuerdo. Todas y cada una de ellas ganaron una misera en algún momento.

Y trabajaron gratis, hicieron el ridículo, se cruzaron con más de un hijo de puta que les dejó a deber y con un cliente que les humilló.

Pero todos, un día, cayeron en la cuenta de que en la vida no hay límite de velocidad.

Que nadie te multa por intentar cosas.

Entonces, el lunes publicaré unos emails. Emails reales escritos por personas reales a clientes o clientes potenciales reales.

Emails muy similares a los que escribes cada día.

Los leeré y te preguntaré, ¿qué cambiarías?

Y tú dirás cosas por cumplir, por rellenar el parte, que dicen algunos.

Dirás, en definitiva, cosas de clase media.

Y entonces yo, agitando los brazos como un desquiciado, gritaré «¿Es que no te das cuenta de tal o cual cosa?»

Y te joderé el footing, el paseo, o el camino al trabajo, porque dirás: Paraparaparaquetengoqueapuntar.

El lunes convertiré emails cotidianos en emails de millón de euros.

Una forma de comunicar que no busca hacer amigos, busca ir rápido por la vida.

Eso lo recibirán los que entren en la mentoría esta semana, antes del domingo a las 23:59. El resto se lo perderán para siempre.

Apúntate al newsletter aquí: